«¿Él no empezó la trifulca?» Me preguntó un tuitero cuando leyó mi comentario sobre el peruano golpeado salvajemente en las afueras de un bar en Orlando. ¿Acaso ese «tuit» quiso decir que la violencia se justifica en algunos casos? Si esa así, ¡qué miedo!

Durante Primera Edición difundimos un video colgado en YouTube donde se muestra a varios policías tratando de reducir a un muchacho que ya estaba en la pista, tirado, inconsciente.

Su nombre es Fernando Cabeza. Vive, hace algún tiempo, en los Estados Unidos junto a otros miembros de su familia. Precisamente uno de sus hermanos nos confirmó que, efectivamente, el joven estaba desmayado porque había recibido una descarga eléctrica.

El responsable, el oficial Frederick Dantes. Un policía de Orlando que ése día estaba de franco, pero que tenía a su cargo la seguridad del local nocturno.

El 30 de diciembre Fernando, su pareja y familia salieron a tomar unos tragos al bar “Blue Martini”. El enamorado del joven quiso fumar un cigarro. Lo acompañó a la calle. Cuando quisieron volver, no los dejaron. Aparentemente porque habían estado besándose. Ellos aseguran que fue un acto de discriminación por ser homosexuales.

Miguel Cabezas, uno de los hermanos de la víctima, salió a buscarlos y vio la escena. Cogió su iPhone y grabó lo que pudo. Aquí otra parte de la agresión

Al mediodía, a través del twitter me hicieron llegar un artículo publicado en «Orlando Sentinel», con una versión completamente distinta. Su fuente era un supuesto reporte policial.

Aquí se afirma que Fernando fue sacado del local. Que al cabo de un rato regresó y que, en esas circunstancias, se le negó la entrada. Además dice que el peruano agredió al oficial Dantes, que le tiró un codazo en el pecho. La violenta reacción se justifica aduciendo que Fernando se puso de pie y que parecia que quería pelearse; y en ese momento Frederick Dantes le propinó 7 palazos.

En niguno de los 2 videos veo que Fernando se pusiera de pie. Pero si se ve al agente sacar una especie de vara y golpearlo. Es cierto que el joven recupera la conciencia y se mueve un poco, pero inmediatmente el oficial actúa con brutalidad. Luego llegan mas policías.

Así Fernando hubiera sido sacado del bar, y en medio de su borrachera intento volver, justifica tremenda golpiza? Estaba en el piso. En estados Unidos también se equivocan, también hay abusos, lo hemos visto varias veces.

No sería la primera vez que se trate de un caso de discriminación por tener gustos distintos, por ser latino. Por ser diferente.

Si entre nosostros no nos defendemos, entonces ¿Quién?