El noticiero empieza a las 5:25 y termina a las 9:30. En cuatro horas, es obvio que se deben satisfacer ciertas necesidades. El hambre, por ejemplo. A las 6:30, cuando entra Gonzalo Nuñez con los deportes, tomamos el primer desayuno, sí, el primero. Luego a las 8:30 y a las 10. Federico hace dieta para engordar, y yo para bajar de peso. Injusticias de la vida.


Está semana se armó un escándalo porque llevé plátanos. Me tocaba eso , jugo de fresas y chocolates. Así de loco es mi régimen de comida, pero me funciona muy bien. Ya les conté de mi nutricionista.


Detrás de cámaras ocurren cosas que ni imaginan. Federico y yo siempre compartimos nuestra lonchera, como amiguitos del colegio. Pero creo que la idea del plátano no le gustó. Por su cara, digo.


Al toque me quitó la fruta y me dijo: Creo que las cosas, están al revés. Bueno, él es el “doble sentido” por excelencia.