Hoy tuvimos la inesperada visita del gran Melchocita. No estaba previsto que lo entrevistaran pero vino porque -dijo- quería 30 segundos para promocionar su circo. El productor lo escuchó y se mató de risa. Obviamente le dijo que sí.
La amistad estaba al aire pero Melcocha no aguantó la ganas de echarse unos chistecitos.
El gringo Thorndike está perdiendo plata, ¿no?