En la tele pasan cosas raras, casi siempre divertidas. De pronto un día estas en la mesa de conducción leyendo los periódicos sobre el Tribunal Constitucional y la Defensoría del pueblo y al segundo siguiente, tienes a un perro casi encima. Ja, ja, ja. ¡Es Julio, mes de circos!