En el Twitter se le conoce como “Lady Vaga”. Varias veces he escuchado a trabajadores de la Municipalidad de Lima decir que Susana Villarán está desesperada por cambiar su mala imagen. Que quiere hacer obras, y pronto. ¿Recuerdan lo del “Olón” de la playa LaHerradura? Habría sido uno de sus intentos fallidos.



Nada parecía mejorar la baja popularidad de la primera Alcaldesa de Lima, hasta que apareció una tabla salvadora. El transporte urbano. Susana Villarán le ha declarado la guerra a uno de los principales enemigos de la ciudad. Nunca antes, una autoridad se había atrevido a tocar a los transportistas. La Municipalidad se ha comprado el pleito de reordenar el transporte, cueste lo cueste.


Todos de acuerdo, de hecho el 71% de limeños respalda la medida, pero hay que respetar la ley. Pareciera que la Alcaldesa o está mal asesorada o la quieren hacer nada en otro “Olón”.


La Municipalidad está enfrentada al Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y la Propiedad Intelectual, Indecopi. El municipio ha modificado las rutas de más de 50 empresas de transporte. Una de ellas es la NO-31, de la empresa Solidaridad S.A., que circula por un tramo de la transitada Avenida Túpac Amaru al Norte de Lima. Indecopi, que es el Ejecutivo, le ha dicho que se está equivocando.



Raro ¿no? Sin embargo bastó con consultar a un abogado experto en temas de propiedad intelectual y competencia, para entender la relación.

El Dr. Alfredo Rivero, me explicó que en Indecopi existe una Comisión de Eliminación de Barreras Burocráticas, y es ésta instancia la que le ha dicho a la municipalidad que su prohibición es ilegal.¿Y saben por qué? Es de locos.



Se trata de una FIRMA. La resolución del Indecopi tiene 12 páginas complicadas y muy técnicas pero que en resumen dice que, este tipo de modificaciones las debe realizar la máxima autoridad de la entidad competente. O sea la Alcaldesa y no la Subgerencia de Transporte Urbano. Rivero asegura que su argumento jurídico se basa en la Ley de Procedimiento Administrativo General.


Los abogados de la empresa de transporte, vivos, han denunciado a la Municipalidad ante Indecopi. Los abogados del municipio, no tan vivos, persisten.


Indecopi no cuestiona el fondo, sino la forma.




He escuchado a los representantes del municipio decir que la firma de la Alcaldesa es necesaria para la revocatoria de la ruta, y no para modificarla. Susana Villarán, escuhándolos, ya ha dicho que nada los va a detener. ¿Por qué la hacen patinar?


El abogado especialista en propiedad intelectual y competencia, dice que la Municipalidad solo tiene que adecuarse a la formalidad prescrita en la Ley. En buen cristiano, cambiar la firma y seguir trabajando. La imagen de la Alcaldesa ya estaba mejorando.


Pareciera que en el Municipio de Lima tienen un problema con la palabra REVOCATORIA.