Si no son tolerantes, católicos y no católicos, mejor no vean esta conversa. Todos somos iguales y por supuesto que la Iglesia lo sabe. Soy afortunada de haber conocido a una Iglesia Católica inteligente, racional, universal. Lamento, sinceramente, que no todos hayan tenido la misma oportunidad.