Después del tsunami ocasionado por el anuncio de mi embarazo, regreso a la tranquilidad de siempre, lo que me gusta. Como decimos los periodistas a la hora de leer noticias: “Y pasando a otro ámbito de la información….”

Que les parece si un día, con pasaje aéreo en mano, llegan al counter para hacer su check in y una señorita, mirándolos con cara de “¿tu vas a viajar?”, les dice que no pueden abordar al avión porque la aerolínea no tiene el protocolo implementado para hacerlo subir. ¿Ah? Bueno, eso fue lo que le pasó a Mery Díaz, una joven usuaria de silla de ruedas, en LC Perú.

¿Y saben que es lo peor? Que no se trata de un caso aislado. Las aerolíneas solo dicen cosas como que el manual de la empresa no sé qué o que los estatutos de seguridad no sé cuántos o que la agencia de viajes no supieron informarlos debidamente. Lo cierto, es que nadie hace nada. Así como con las investigaciones policiales, de hace 18 años, que nunca determinaron quién fue el responsable de esa bala perdida que se alojó en la columna de Mery para siempre.




Mery, hace referencia a lo que le pasó a 10 deportistas de la Asociación de Sordomudos de Tumbes. Llegaron a Lima para tomar el avión que los llevaría a una competencia en Loreto, vía Peruvian Airlines. Solo dejaron subir a 3 por “medidas de seguridad”. ¿Ah?

Deportistas varados en aeropuerto

Especialistas en derecho de protección al consumidor se mostraron sorprendidos con los casos. “No tiene ni pies, ni cabeza”. Falta de idoneidad del servicio, multa segura, dijeron. Las aerolíneas estarían atentando contra un derecho constitucional.

Me lo explicaron clarito. Las municipalidades no dan autorización de finalización de obra a las construcciones que no tienen la infraestructura adecuada para facilitar el desplazamiento de una persona en silla de ruedas, ¿quién regula las facilidades que las aerolíneas deberían dar a todos sus pasajeros o mejor dicho, a sus consumidores? Qué tal raza, ¿no?

La denuncia de Mery llegó a Indecopi hace un mes. Los deportistas harán lo mismo. Pero, ¿creen que todas las personas que sufren este maltrato sabrán que existe Indecopi, acudirán a hacer la denuncia, le harán el seguimiento?

O sea, si al propio congresista Michael Urtecho lo han obligado a firmar documentos que exima a las aerolpineas de cualquier responsabilidad, qué podemos esperar los ciudadanos de a pie.

Amigos, dueños de aviones, no se hagn los locos. Amigos de Indecopi, hagan honor a su nombre, nos tienen que defender.