Normalmente no me gusta postear sobre lo que todo el mundo habla. Pero siento que si no digo algo sobre la denuncia de violación contra elCongresista Walter Acha, estaría apoyándolo de manera implícita y eso, me tiene inquieta desde el domingo pasado.


Sé que hay cosas extrañas en la versión de Idelia Calderón. Yo también levanté la ceja, en más de una oportunidad, cuando ví el reportaje de Cuarto Poder. Pero el vídeo grabado a escondidas del parlamentario, es fundamental.

Ella le pregunta ¿Me has tocado? Y él responde, sí. Ella se lo increpa con insultos. Punto.


Creo que Idelia no nos está diciendo toda la verdad, se lo dije a su abogado el día que lo entrevistamos en Primera Edición. Pero todo apunta a que aquí hubo sexo sin la voluntad de una de las partes. Eso amerita, por lo menos, una investigación. Más aún porque se trata de un Congresista de la República, quien dicho sea de paso, hasta hoy, no ha salido a desmentir a la joven.


No sé si ella estaba enamorada de Acha, si lo «amaba en silencio». No sé si quería hacerle un hijo, si quería seducirlo, si estaba celosa de sus amigas pucallpinas, si esa noche se pelaron y por eso le dijo que no la tocara. No sé por qué, a la mañana siguiente, no se dio cuenta de que «algo» había pasado. No sé si Idelia hubiera hecho la denuncia aún si su embarazo hubiera continuado. No sé. Lo único que sí sé es que todo lo mencionado, no es un delito. La violación, sí.


El art 171 del Código Penal dice que «el que tiene acceso carnal con una persona por vía vaginal, anal o bucal, o realiza otros actos análogos introduciendo objetos o partes del cuerpo por alguna de las dos primeras vías, después de haberla puesto en estado de inconsciencia o en la imposibilidad de resistir, será reprimido con pena privativa de libertad no menor de diez ni mayor de quince años.»


A la ley no le interesa nada más. Entonces, Si estoy casada por civil y religioso y mi esposo quiere tener sexo, yo no, y me obliga; es violación. Si estoy desnuda en una cama con un hombre besándonos y tocándonos apasionadamente y él me quiere penetrar y yo no, y me obliga; es violación. Si soy prostituta y no quiero tener sexo con un cliente, y él me obliga; es violación.


No, es no. No hay mucha vuelta que darle. Varias veces he dormido con uno o más hombres en el mismo cuarto, y hasta en la misma cama, sin que sean mi pareja. Alguna vez por trabajo, otras por amistad y también porque me dio la gana. Nunca pasó nada sin mi consentimiento. ¿Si alguno de ellos me hubiera obligado a tener sexo, sería mi culpa?


Cuánto daño nos hacen esas frases machistas que nos dejan como “locas”. Eso de que las mujeres dicen sí cuando es no, y dicen no, cuando es sí. Nosotras deberíamos ser las primeras en refutar tal estupidez.


El médico legista deberá tomar examen psicológico y psiquiátrico a Idelia y al congresista. Una magistrada, me asegura que el violador tiene una predisposición patológica, que un especialista sabrá identificar. Por otro lado, a pesar del tiempo transcurrido, el examen ginecológico también ayudará.


Sobre la grabación oculta a Acha, su defensa podría pedir que sea declarada prueba prohibida. Pero será el juez encargado, el que evalúe si es así o no. Tengo entendido que el Juez podría hacerlo suyo de oficio, y mandarlo a analizar.



Antes de apedrear a Idelia, esperen a ver qué dicen las autoridades. Se los pido en nombre de las mujeres que no se atreven a denunciar una violación. Y ahora menos, después de ver como todos señalan a la exjefa de prensa del congresista Acha.