Así empiezan todas mis mañanas, siempre corriendo y tocanado la puerta. Han hecho unos cambios raros en el canal que te obligan a dar un vueltón por el segundo piso para entrar al estudio. Llego a las 5:07, más o menos, y salgo al aire a las y 5:25. Para hacer ese periplo, tendría que llegar antes y eso implicaría dormir menos. No gracias, mejor toco la puerta.
Debo confesar que este fue un día un poquito más ajetreado que otros porque la maquilladora llegó tarde. ¿Vieron el accidente del puente de la plaza Unión? Bueno, la dejó atracada varios minutos. Normalmente ella me pone todo sobre la mesa.



El proceso debe ser rápido, no sólo porque hay que empezar a trabajar sino también por flojera. Ya les he contado que no me gusta invertir muchos timepo en maquillajes y peinados. Cuando veo que los otros noticieros ya empezaron, salgo al estudio. Algunos empiezan más temprano.
Gracias al popular “Maraca de brujo”, el camarógrafo César Cortéz, que me ayudó, justo antes de salir al aire.