Lourdes es una de las personas más felices que conozco. Sin entrar en muchas definiciones y conceptos abstractos sobre qué es la felicidad, para mí, ella es un ejemplo de ser feliz. Siempre trabaja con una sonrisa, es proactiva, no se hace problemas por nada, su familia la ama, aconseja, siempre tiene una respuesta, es responsable, vive de lo que le gusta, es invidente y se burla de todo y todos. Su carcajeada es única. Desde el día que la conocí supe que sería una de las protagonistas de este blog.