Un extraño exceso de visitas a mi blog y la locura del Mundial me distrajeron por unas semanas de contarles algo increíble que me enteré luego de mi post: «Aviso de servicio público, qué no te metan la yuca»  Aquí contaba la historia de terror que viví con la compra de un departamento hace casi 10 años. La constructora CARPE, de propiedad del ingeniero Miguel Ángel del Carpio y el abogado Humberto Pejovés, dejó varias deudas. Debían plata a los obreros, a OTIS, al BBVA Continental que les prestó para construir, a la Municipalidad de Miraflores, en fin, era un dineral.

La cosa es que al final todos, incluido el banco, tuvimos que pagar las cuentas para independizar el inmueble. Fue así que me resultó extraño ver el logo del BBVA Continental en un cartel que anunciaba un proyecto inmobiliario en la casa de la familia del abogado Pejovés, ubicada en la cdra 8 de la Av. Velasco Astete en Chacarilla, San Borja.  Me pregunté si acaso son sus cómplices o unos tontos. Bueno, resulta que son víctimas.Gracias a ese post, el BBVA Continental se enteró que estaban utilizando su logo SIN AUTORIZACIÓN. ¡Ese proyecto no tenía ninguna vinculación con esa entidad financiera! ¡¡¡¡Pueden creer!!!!!

El banco mandó una carta notarial al Proyecto EL Álamo en Chacarilla solicitando que retiren el cartel de manera inmediata. Hoy luce así, el BBVA tapado con una telita.

El año pasado este banco detectó otro caso similar, pero con otros protagonistas y en otro distrito.

Imagino que la intención de estos «vivazos» es jalar a posibles compradores con el logo un banco, como para darle cierta confianza y una vez que caes, te endulzan con harta labia. Terminas pidiendo un préstamo a cualquier banco y sabe Dios si cumplen o no con todo lo que ofrecen.

Me pregunto si el abogado Humberto Pejovés tiene algo que ver con esto o se trata de una lamentable coincidencia. Porque poner el logo del banco al que le dejaste una deudaza sin su autorización es, por decir lo menos,  una torpeza del tamaño de la Concha Acústica del Campo de Marte.