He tenido unos días complicados, por temas personales, y por eso no he podido comentar con ustedes las declaraciones de Wilbur Castillo a Primera Edición, al día siguiente que Cuarto Poder publicara su denuncia. Una supuesta red de chuponeo telefónico en el Callao.


(Diario16)

Para resumir, el Sr en cuestión dice que un tal Ernesto Torres lo convocó, a él y otras personas, a trabajar en la Municipalidad de Ventanilla. Que un buen día notó que Torres ingresó a un cuarto al que no tenía acceso y eso, le pareció sospechoso. Hizo lo propio. Ahí, encontró los aparatos de interceptación telefónica. Dice que intentó publicar la denuncia en varios medios de comunicación pero como había purgado prisión por robo agravado, hurto y contra la fe pública, nadie le creía. Entonces, asegura que decidió montar toda una investigación para poner al descubierto a los chuponeadores del «llauca».


En el 2011 Ernesto Torres, que también había trabajado en la Región Callao, estaba en la cárcel por tenencia ilegal de armas. Su primo, Marco Ancieta, habría recibido la llamada de Roberto Martínez, gerente de Servicios Socialesa de la Municipalidad Chalaca, para reunirse. Wilbur aprovechó esto y aseguró haber comprar cámaras escondidas para registrar dicho encuentro. Eso fue lo que salió el domingo en Cuarto Poder.


El Lunes 26, Wilbur estuvo vía microondas en Primera Edición e hizo algunas afirmaciones al parecer inexactas. A nosotros nos dijo que no conocía a Roberto Martinez. Nunca, afirmó.


Al día siguiente en AméricaNoticias Edición Central, se presentó un video en dónde aparecía Wilbur hablando con Martinez, a mi parecer de manera muy amical.


Hoy leo en el diario La Repúblicaque Wilbur dice haber llegado a la Municipalidad del Callao para ser analista de información. El lunes dijo, en Primera Edición, que había sido contratado por Torres para rescatar jóvenes del pandillaje.



En el Diario El Trome leo que Wilbur dijo, al programa “Abre los ojos”, que las cámaras escondidas que utilizó para grabar la reunión del primo de Torres con Martinez, le costaron 800 dólares y que las sigue pagando en cuotas. A nosotros, en Primera Edición, nos contó otra cosa.


Qué enredo ¿no?


Obviamente cada medio de comunicación está que se mueve para escarbar en este asunto y tener su propia exclusiva. es así que salen declaraciones de Ernesto Torres, más videos que Wilbur entrega, denuncias de reglaje contra el Presidente de la región Callao, Felix Moreno, información sobre supuestos financistas, el Alcalde del Callao bailando marinera. Etcétera.


Tantas preguntas….


¿Le creemos a Wilbur, a ojos cerrados? ¿Quién está detrás de él? ¿Quiénes se benefician con este destape? ¿Roberto Martinez, es parte de esta red? ¿Actuaba solo? ¿Vive de esto? ¿Qué tiene que ver todo esto con el poto audio, que data del 2010 y con la denuncia de chuponeo del ex Presidente regional del Callao Rogelio Canches del 2005? Y ¿Alex Kouri, líder de esta agrupación política, está «limpio»?


Las hipótesis son muchas.

  1. Una pelea política entre Félix Moreno y Juan Sotomayor o, entre Omar Marcos, Alcalde de Ventanilla y Juan Sotomayor. Dicen, que hay por ahi un pedido de vacancia.
  2. El PPC también ha sido mencionado, que Kouri denunció por difamación a Lourdes Flores Nano porque ella lo acusó de estar detrás del chuponeo que la sacó de la contiende electoral municipal. Y ahora estarían apunto de desenmascarar todo.
  3. Se habla de una venganza de Wilbur Castillo contra Roberto Martinez porque lo habría “puenteado” con algún tema económico.
  4. Además he escuchado que a Wilbur no le quisieron pagar por un “trabajito” y se achoró.
  5. Existen otra versión que habla de una red de chuponeo independiente en el Callao y que es “contratada” por diferentes autoridades.

Bueno, se habla hasta de despechos amorosos.

Y en medio Roberto Martínez, el único de los protagonistas de esta Jalea Mixta Chalaca, que ha preferido no volver a salir en ningún medio de comunicación. ¿Estará preparando una estrategia legal? ¿Estará pensando que decir? ¿A quienes echar? Wilbur, le ha recomendado acogerse a la confesión sincera.


Yo, le aconsejo que hable.