Una vez, un amigo me pidió que lo ayude a simular una presentación de las candidatas a un Miss Perú, no recuerdo si era Universo o Mundo. Él, era uno de los profesores. O sea, iba a hacer las veces de jurado, tenía que hacer preguntas y calificarlas. Cuando me dio una lista de preguntas clásicas en estos certámenes, me contrarié. La verdad, no hubiera sabido que responder. Son tan obvias que no dan ganas de responder. Y lo peor es que tienes que ser políticamente correcta.

¿Qué significa tu familia?. No sé, creo mis papás están locos ¿A quién admiras? No sé, a nadie. ¿Cuál es el rol de la mujer en la sociedad? No existen los roles, cada quien en lo suyo, además tu pregunta me hace sentir discriminada. ¿Cuáles son tus metas? Por lo pronto, levantarme mañana a las 4am. ¿Por qué estas en el concurso? Para luego trabajar en la tele.

No la hacía, ¿no? Bueno imaginen a estas jovencitas, que acaban de salir del colegio, algunas de provincia, otras de colegios estatales. Muchas pisando por primera vez “la capital” o de repente aprendiendo a comportarse “en público”. Todas nerviosas. ¿Recuerdas cómo eras a los 16 años? ¿Cómo son los chicos a esa edad? Piensa, de verdad. No encasilles.

Melissa Paredes me sorprendió. La Miss de la colita. Si yo hubiera recibido ése cargamontón, me hubiera echado a llorar. Ella, entregó la corona. Y punto, creo que hasta le va mejor.