Federico sorprendió a todos con un regalo, cómo no aprovechar el momento para un post. Luego de los abrazos y apapaches todos regresaron a su funciones pues el noticiero estaba al aire.

Gonzalo presentaba sus notas de deportes y Rebeca esperaba su turno.

Uno de los chcios de la producción fue a prender las luces del árbol de navidad que adorna el set de espectáculos, cuando de pronto comenzó a sonar un villancico. «SSSHHHHH, estamos al aire». Cosas como éstas ocurren todos los días en un programa en vivo.