Hace unas semanas estuve en un evento con Ernesto Pimentel, estaba caracterizado como la Chola Chabuca. No hablamos del personaje que lo acompaña hace 20 años sino del virus del Sida.
Le confesé que el brillo de sus polleras me hace olvidar, por momentos, lo que significa vivir con el VIH.