La famosa “Teresita” se dio una vuelta por “Primera Edición” la semana pasada. La amistad estuvo de vacaciones y Magdyel Ugaz tuvo la deferencia de acompañarnos unos días.

No se salvó la de curiosa cámara de La Linares. La ampayamos en el baño. Ja, ja, ja. Pero creo que lo más resaltante no fue eso sino la confesión, casi obligada, de un amor escondido que se llevó el 2012. Nada menos que un periodista.